BOLETIN TRIMESTRAL DE DIVULGACION DE NUESTRA ACTIVIDAD
JULIO 2011 EKAINA / nº 54.zk
San Juan, 6 / Teléfono 943 42 22 39 / Telefax 943 42 36 75 / 20003 Donostia-San Sebastián Email: prensa@orfeondonostiarra.org

Mahler, resucitado


Tilson Thomas.
Tilson Thomas.
Mahler-en heriotzaren mendeurrenaren urtean, Orfeoiak bere sinfonietako batzuk interpretatu ditu hainbat agertokitan. Azkenekoan, Ibermúsica zikloa itxi zen agertokian, abesbatzak 2. sinfonia Berpizkundea abestu zuen, ehun urte bete dituen San Frantziskoko Orkestra Sinfonikoarekin batera eta Michael Tilson Thomas bertako titularraren zuzendaritzapean. Ekainaren 5ean izan zen, Entzunareto Nazionalean, “apoteosigiroan” zeuden entzuleen aurrean, “Bigarren ikaragarri” hori erraz ahaztuko ez duen prentsa madrildarrak azpimarratu zuen bezala.

En el año del centenario de la muerte de Mahler, el Orfeón ha ido interpretando algunas de sus sinfonías en distintos escenarios. En el último, con el que se clausuró el ciclo de Ibermúsica, el coro cantó la número 2, Resurrección, junto a la centenaria Orquesta Sinfónica de San Francisco y la dirección de su titular Michael Tilson Thomas. Fue el 5 de junio en el Auditorio Nacional, frente a un público entregado “en clima de apoteosis”, como destacó la prensa madrileña, que no olvidará fácilmente esta “apabullante Segunda”.

La Sinfónica de San Francisco, que este año cumple cien años de vida y que hace tiempo fue regida por el donostiarra Enrique Jordá, se ha convertido en una orquesta experta en la obra mahleriana gracias a la pasión que su actual titular, Michael Tilson Thomas, siente por el compositor de las diez sinfonías. Las numerosas grabaciones para su propio sello iniciadas en 2001, las dos películas realizadas sobre Mahler dentro del proyecto Keeping Score y las muchas horas dedicadas a Mahler se traducen en una gran seguridad a la hora de interpretar, que la transmiten al coro y a los solistas, en este caso, a la soprano Laura Claycomb y a la mezzosoprano Katerina Marnéus.

Para los integrantes del Orfeón era la primera colaboración artística con la orquesta californiana y la segunda con Tilson Thomas, con quien se amoldaron rápidamente a sus criterios musicales. Los cantores también demostraron seguridad ante esta obra, que ya la habían grabado en 2003 con Claudio Abbado y la Orquesta del Festival de Lucerna y la han interpretado en numerosas ocasiones con maestros como Zubin Mehta, Lorin Maazel, Simon Rattle, Michel Plassson, Paavo Järvi, Víctor Pablo Pérez o Rafael Frühbeck de Burgos, entre otros.

El público lo supo apreciar y la crítica también: “El Orfeón Donostiarra brindó una de sus mejores actuaciones en Madrid de la última década, arrancando esos bravos habituales a su presencia. Estuvo disciplinado a la par que sensible. Mahler puede respirar tranquilo. En Madrid se ha hecho justicia a su música” (El País).

Por su parte, el diario ABC, tras destacar la “apabullante personalidad de la orquesta”, se refirió al “prodigioso final de la Sinfonía Resurrección, sostenido por la sublime intervención del Orfeón Donostiarra en lo que quizá fuera un punto de rara perfección que solo se puede cambiar empeorando en apunte del pragmático Jordá”.
ALE HONETAN / EN ESTE NÚMERO


Contrapunto:

2016: polifonía para transformar


"Olas de energía ciudadana. Cultura para la Convivencia", el proyecto con el que San Sebastián ha conseguido la designación como Capital Europea de la Cultura en 2016, tiene en sus bases mucho que ver con lo que es el Orfeón Donostiarra. Personas de muy diferente condición que comparten objetivos y trabajan, desde una polifonía de voces, aportando lo mejor de sí mismas para conseguir un resultado armónico, capaz de emocionar y provocar experiencias vitales transformadoras.

Al igual que la gran familia orfeonista significa mucho más que el coro centenario, esta Candidatura, liderada por San Sebastián, abarca a todo el conjunto de Gipuzkoa, Euskadi y el territorio transfronterizo que va de Bilbao a Bayona, e irradia con sus propuestas al conjunto de ciudades europeas.

Tenemos por delante un gran reto, es verdad, pero estoy convencida de que si tomamos ejemplo del entusiasmo, la implicación, y el buen hacer del Orfeón, uno de nuestros mejores embajadores en el mundo, dss2016eu puede ser el proyecto donde encontrarnos y hacer entre todos realidad este sueño: hacer de la cultura y la educación los motores para transformar las ciudades europeas y convertirlas en espacios de convivencia y encuentro entre diferentes.

Eva Salaberria,
Directora-Gerente de la Oficina 2016