Usted está aquí

Fundado en 1897, el Orfeón Donostiarra une a su larga trayectoria el prestigio de ser considerado como la más importante agrupación coral de España. Su repertorio abarca un centenar de obras sinfónico-corales, más de cincuenta títulos de ópera y zarzuela y gran número de obras de folklore y polifonía. Su director desde 1987 es José Antonio Sainz Alfaro, a quien precedieron Secundino Esnaola, Juan Gorostidi y Antxon Ayestarán.

A pesar de conservar su espíritu amateur inicial, el Orfeón tiene una dedicación profesional, con una media de 35 a 40 conciertos por año. Participa con asiduidad en los festivales de música más importantes de España. Ha sido incondicional de la Quincena Musical de Donostia, que en 1997 le otorgó su Medalla de Oro, y desde su primera edición sólo ha faltado en ocho ocasiones. También el Festival de Granada le entregó ese mismo año su medalla por “la relevancia artística y profesional y por la larga vinculación” a este certamen. En el Festival de Santander ha intervenido en 33 ediciones hasta la fecha. También ha participado de forma regular en el de Canarias, en el que clausuró las ediciones de 2007 y 2008 bajo la dirección de Rattle y Muti respectivamente, y en los festivales de Peralada y Cuenca.

Entre los festivales europeos a los que ha sido invitado, están el de Salzburgo, el del Rhin, la Trienal del Rhur, el Festival de Lucerna, el de Saint-Denis de París, el Chorégies de la ciudad francesa de Orange o el de Radio France y Montpellier. También participa en 2017 en los Proms en Londres.

1897, Mondragón

De entre las actuaciones internacionales de los últimos años sobresalen la de la Philharmonie de París (2015), las de la sala Pleyel de París o las de la Halle aux Grains de Toulouse, con la Orquesta Nacional del Capitolio de Toulouse y bajo la dirección de Tugan Sokhiev. En 2013, debutó en Milán con la Orquesta Sinfónica de Milán Giussepe Verdi y Riccardo Chailly en la dirección. En 2009, cantó por primera vez en la Alte Oper de Frankfurt con el maestro Paavo Järvi y la Hr Sinfonie Orchester de Frankfurt. Dos años antes, en 2007, ofreció un concierto en la Sala Dorada del Musikverein de Viena junto a la Sinfónica de Viena. En 2006, viajó a Caracas (Venezuela) donde interpretó la Novena de Beethoven, bajo la dirección de Claudio Abbado, y la Sinfónica Nacional Juvenil de Venezuela. También inició una colaboración con la Orquesta West Eastern Divan. En 2004, la gira por Holanda con la Orquesta Residencia de La Haya que dirige Barenboim se tradujo en los tres primeros conciertos de la gira internacional de la orquesta en 2006 y en otro en 2009. También participó en el centenario de la muerte de Verdi con el Requiem del compositor italiano (2001) y con Barenboim y la Filarmónica de Berlín con la Misa en Fa menor de Bruckner (2001). En 1997, cantó en Berlín junto a la Filarmónica de la capital alemana y la dirección de Claudio Abbado en el Silvesterkonzert.

Orquestas, maestros y solistas

En cuanto a las orquestas con las que ha colaborado resaltan la Berliner Philharmoniker, Czech Philharmonic Orchestra, Dresdner Philharmonie, English Chamber Orchestra, Hamburguer Symphoniker, Israel Philharmonic, Istanbul Symphonic Orchestra, London Symphonic Orchestra, Los Angeles Philharmonic Orchestra, Lucerne Festival Orchestra, New York Philharmonic Orchestra, Orchestra Filarmónica della Scala, Orchestre National du Capitole de Toulouse, Orquesta del Teatro San Carlos de Lisboa, Sinfónica de Galicia, Radio Symphonierchester Wien, Orquesta Nacional de España, Sinfónica de Madrid, Sinfónica de Tenerife, Sinfónica Juvenil de Venezuela, Sinfónica de RTVE, Sinfónica del Teatro Mariinsky, Radio-Sinfonie-Orchester Frankfurt, Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, Rundfunk-Sinfonieorchester Berlin, Russian National Orchestra, Sofia National Opera Orchestra, The Royal Philharmonic Orchestra of London y West-Eastern Divan Orchestra. Mantiene una relación especial con la Sinfónica de Euskadi, con la que realiza varios conciertos anuales. 

De la larga lista de maestros que han dirigido al coro destacan Abbado, Argenta, Barenboim, Chailly, Frühbeck, Gergiev, López Cobos, Maag, Makerras, Maazel, Markevich, Masur, Mehta, Muti, Nézet-Séguin, Ozawa, Pletnev, Rattle, Salonen, Saraste, Sokhiev, Stokowsky, Temirkanov, Ticciati, Víctor Pablo Pérez y Zedda.

1904

Asimismo, ha trabajado con numerosos solistas entre los que sobresalen De los Angeles, Armstrong, Baker, Bastianini, Berganza, Bumbry, Burrows, Caballé, Carreras, Van Dam, Donath, Domingo, Gigli, Janowitch, Lorengar, Marshall, del Mónaco, Norman, Pavarotti, Procter, Schwarkopf, Tear y Vickers.

Más de 200 grabaciones

De las más de 200 grabaciones que ha realizado hay que citar varias: para EMI-France junto a la Orquesta Nacional del Capitolio de Toulouse y Michel Plasson: Padmavati (Rousel) que obtuvo el Gran Prix de l’Academie du Disque Français y el Gran Prix de L’Academie Charles Cros. Requiem (Fauré). III Sinfonía (Ropartz) por el que se le concedió el Diapasón d’or. La Arlesiana (Bizet). Guercoeur (Magnard) merecedor de los galardones Gran Prix Academie Charles Cros, Grand Prix Academie du Disque Français, Grand Prix Academie Disque Lyrique y Le Prix Cecilia en Belgique. Evocations (Roussel). Mors et Vita (Gounod). Redemption (Franck). Requiem (Verdi) y Carmina Burana (Orff).

Con el sello Deutsche Grammophone, destacan el Homenaje a Carmen, grabado durante el Silvesterkonzert celebrado en Berlín en 1997 con Abbado y la Filarmónica de Berlín. La Condenación de Fausto de Berlioz registrada en 1999 en Salzburgo con Sylvain Cambreling y la Staatkapelle de Berlín y la 2ª de Mahler en 2003 en el Festival de Lucerna con la Orquesta del Festival y Claudio Abbado.

En 2003, el CD de la Misa de Requiem de Verdi, editado por EMI, fue nominado para los Grammy en la categoría de “Best Choral Performance”, reconocimiento que el director del Orfeón compartió con los directores de los otros coros que participaron en esta grabación: el Swedish Radio Chorus y el Eric Ericson Chamber Choir. La misma obra fue editada en DVD.

Con Euroarts se grabó en 2003 La 2ª de Mahler durante el concierto del Festival de Lucerna bajo la dirección de Abbado y con la Lucerne Festival Orchestra, disco que obtuvo un Diapasón de Oro.

Para el sello de RTVE se han registrado varios CDs. Dos de ellos, con motivo del centenario del coro en el que se recogen fragmentos de distintos conciertos, uno de ellos Disco de Platino. Hay otros dos CDs de habaneras, dos más titulados “Clásicos Populares”, el denominado “Canciones”, que fue Disco de Oro, “Orfeón Donostiarra Clásico” con el Requiem de Mozart y Carmina Burana de Orff, “Latino”, con temas que se hicieron populares a los dos lados del Atlántico y “Canciones del mundo”.

Para Virgin Classics, se grabó en 2009 la Segunda Sinfonía de Mahler, junto a la Frankfurt Radio Symphony Orchestra bajo la dirección de Paavo Järvi. En 2016, Accentus registró la 8ª sinfonía de Mahler en el Festival de Lucerna que se editó en 2017.

Una mirada hacia atrás

Un día del mes de junio de 1896, veinte cantores de la Sociedad Coral, al mando de Luzuriaga, toman el tren y después, la diligencia para llegar hasta Mondragón, que celebra en esos días sus Fiestas Euskaras. Era el grupo precursor del Orfeón Donostiarra, que se constituirá legalmente el día 21 de enero de 1897.

Las crónicas dicen que de aquellos veinte esforzados cantores nació una idea que perdura hasta nuestros días: "conservar y difundir el canto vascongado".

Sus primeros directores son Luzuriaga y Oñate. Durante los primeros cinco años de vida del Orfeón, su repertorio es muy corto: Jota Navarra de Brull, El Bello Danubio Azul de Strauss, Oh, Pepita de Muller, y el popular Boga, Boga figuran entre otras obras. Pero si el balance artístico es escueto, se les reconoce a los fundadores una gran labor organizativa. En este quinquenio, en el que solamente se dieron una veintena de conciertos, se celebraron noventa y seis reuniones de directivos y veintinueve asambleas.

Si los primeros años sirven para organizar el grupo y situarse en el terreno coral, pronto se unifican criterios y se marcan los objetivos.

1932, el orfeón en La Perla

Cuatro han sido las etapas bien definidas que ha conocido el Orfeón en su larga historia, marcadas por el carácter y personalidad de sus respectivos directores: Secundino Esnaola, Juan Gorostidi, Antxon Ayestarán y José Antonio Sainz Alfaro.

A comienzos del siglo XX son frecuentes las competiciones corales en las que, inevitablemente, participa el Orfeón Donostiarra. A aquella época corresponden numerosos galardones que culminarían en 1906 con el Grand Prix d'Honneur de París.

En 1909 el maestro Esnaola toma una decisión trascendental para el futuro del Orfeón Donostiarra: dar entrada a las mujeres y transformar el coro de voces graves en un coro mixto. Esto supone la posibilidad de ampliar el horizonte del repertorio y la irrupción en el mundo sinfónico-coral. Con gran expectación, los donostiarras escuchan la interpretación de Bello Navío a un Orfeón Donostiarra por primera vez con "señoritas" en sustitución de los niños que cantaban la parte de tiple. El triunfo es rotundo.

Son relevantes en esta etapa del maestro Esnaola las actuaciones en el Casino de San Sebastián con la Orquesta Sinfónica, dirigidas por el Maestro Arbós, y los conciertos en el Teatro Lírico y en el Teatro Real de Madrid.

1941, Gran Kursaal

Gracias al maestro Juan Gorostidi, sucesor de Esnaola, el coro conoce la influencia de grandes directores nacionales y extranjeros, y actúa en los principales festivales internacionales de Europa. Hay que destacar la ampliación del repertorio, que se extiende en este periodo al campo de la zarzuela y la ópera.

Tras el fallecimiento de Juan Gorostidi, le sucede en la dirección del coro Antxon Ayestarán que había sido subdirector y tenor del coro. Él continuará la gran labor de sus predecesores y perseguirá con decidido empeño la permanente superación del nivel artístico. Con él se multiplican las giras internacionales, lo que supone el reconocimiento de público y crítica de otros países. Tuvo la idea inicial y le dio el primer impulso al coro infantil, puso en marcha un taller de música que hoy lleva su nombre y una escuela de canto.

José Antonio Sainz Alfaro asume la dirección del Orfeón Donostiarra en 1987 tras la muerte de Ayestarán. Había ingresado como barítono en el Orfeón, a lo largo de los ochenta colaboró íntimamente con el titular de la formación, Antxon Ayestarán -de quien llegó a ser muy pronto asistente- y fue nombrado subdirector. Sainz Alfaro renovó el coro con voces jóvenes, manteniendo el alto nivel musical que los directores precedentes habían alcanzado. Ha puesto en marcha el coro juvenil y las aulas de violín y violonchelo. 

x

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui.