NOTIC IAS DEL ORFEÓN DONOSTIARRA / DONOSTIAKO ORFEOIAREN BERRIAK MARZO 2013 MARTXOA / nº 61.zk 
San Juan, 6 / Teléfono 943 42 22 39 / Telefax 943 42 36 75 / 20003 Donostia-San Sebastián Email: prensa@orfeondonostiarra.org

De la explosión al murmullo en Toulouse y París


Director, orquesta, coros y solistas reciben los aplausos
Director, orquesta, coros y solistas reciben los aplausos
del público de la Sala Pleyel de París
Urteko lehen nazioarteko irteera otsailean izan zen. Orfeoiak Halle aux Grainx abestu zuen Toulousen, hilaren 8an, eta Parisko Pleyel Aretoan, hilaren 11n, Hector Berliozen Faustoren kondenazioa interpretatu zuen, Toulouseko Kapitolioaren Orkestra Nazionalarekin eta Tugan Sokhiev bertako titularraren zuzendaritzapean.

La primera salida internacional del año se produjo en febrero, para cantar en la Halle aux Grains de Toulouse el día 8 y en la Sala Pleyel de París, el 11, La Condenación de Fausto de Hector Berlioz junto a la Orquesta Nacional del Capitolio de Toulouse bajo la batuta de su titular Tugan Sokhiev.

En las dos ciudades francesas se ofreció la versión concierto de esta "leyenda dramática", tal y como la definió el propio Berlioz y en ambos escenarios intervinieron también el coro infantil La Lauzeta y un cuarteto de excepción: Olga Borodina (Marguerite), Paul Groves (Fausto), John Relyea (Mefistófeles) y René Schirrer (Brander).

Las ovaciones del público de los dos auditorios fueron prolongadas y las críticas de los medios galos se mostraron generosas en elogios. Así, el digital "Classictoulouse.com" destacó las "inmensas cualidades del Orfeón" y se fijó en la "gran precisión, la dinámica que le permite los matices más extremos, desde la explosión más aterradora a l murmullo apenas audible". Por su parte, "L'Opinion" publicó: "El Orfeón Donostiarra y la Orquesta del Capitolio, electrizados por un Sokhiev poseído, producen chispas en todos los registros y causan un largo y bello escalofrío".

De la versión ofrecida en París, "Classicnews. com" también resaltó "los matices" del "soberbio coro vasco" y la "sonoridad cálida y homogénea" y resumía su actuación en una palabra: "perfecto".

Esta partitura ha dejado en los orfeonistas muy gratos recuerdos en numerosas ocasiones, incluida la versión escenificada de la Fura dels Baus con la que alcanzaron momentos sublimes en el Festival de Salzburgo (1999) y en el Festival del Ruhr (2004).

El coro volverá en junio a la Halle aux Grains, con la misma orquesta, pero esta vez de la mano de Josep Pons, que dirigirá La vida breve de Falla.
ALE HONETAN / EN ESTE NÚMERO


Contrapunto: Eternos amigos

La Semana de Música Religiosa de Cuenca, que nació en 1962, muy pronto se abrió a la participación de las grandes y mejores formaciones musicales. Fue en el año 1971 cuando participaba por primera vez en este festival el Orfeón Donostiarra. Ya por esa época conocíamos bien al Orfeón que mantenía el fuego del amateurismo combinado con un talante profesional en la búsqueda de la perfección artística. Había logrado ya por entonces 'la síntesis de la pasión vital por la belleza con una insobornable exigencia perfeccionista', como dijera su director Antxón Ayestarán.

Si ahora, en la edición 52 de la SMRC del año 2013, tenemos que asignar a alguna agrupación musical el nombramiento de veterana, como sinónimo de amiga, es sin duda alguna el Orfeón Donostiarra quien se lleva este nombramiento.

Ha acompañado magistralmente a la Semana de Música Religiosa de Cuenca en siete ediciones diferentes desde la primera en 1971 siendo contratados por casi todos los directores artísticos que ha tenido el Festival: Antonio Iglesias (1971), Pablo López de Osaba (1990, 1991), Ignacio Yepes (1997), y Pilar Tomás (2007, 2011 y 2013).

Como no podía ser de otra manera participó en el concierto de clausura de la 50 edición de la Semana en la interpretación de la Sinfonía nº 2, "Resurrección" de Gustav Mahler el 24 de abril de 2011. Se trataba del concierto de clausura y también participaba la orquesta Hallé de Manchester y fueron dirigidos por Christian Mandeal.

En la presente edición nos han acompañado interpretando a capella los Quatre Motets pour un temps de pénitence dirigidos por Sainz Alfaro y junto con el Mozarteum de Salzburgo, bajo la dirección de Leopold Hager, interpretando la Gran Misa en do menor de Mozart. Y para poner el broche de oro a la Semana, también con la misma orquesta y dirección, la Sinfonía nº 9 en re menor de Beethoven en el magnífico marco de la Catedral de Cuenca.

Sin duda, la entrañable vinculación de la Semana y el Orfeón seguirá viva por muchos años.

Pilar Tomás,
Directora de la Semana de
Música Religiosa de Cuenca