BOLETIN TRIMESTRAL DE DIVULGACION DE NUESTRA ACTIVIDAD
2003  SETIEMBRE - IRAILA Nº 23 zk.
San Juan, 6 / Teléfono 943 42 22 39 / Telefax 943 42 36 75 / 20003 Donostia-San Sebastián Email: prensa@orfeondonostiarra.org
Festivales de verano
La temporada de verano, rica en festivales de música, ha sido especialmente fructífera para el Orfeón, que ha participado en cinco de estos atractivos certámenes estivales: el de Músicas Religiosas del Mundo celebrado en Gerona, el de Música y Danza de Granada, el de Teatro Clásico de Mérida, el de Lucerna y la Quincena Musical Donostiarra. Estos dos últimos han constituido auténticos retos para el coro, ya que en Lucerna se enfrentó a la Sinfonía nº 2 de Mahler con la orquesta que Claudio Abbado ha creado para el certamen con los mejores músicos del mundo. En la cita habitual que para el Orfeón representa la Quincena, la dificultad estaba en la Misa Solemnis de Beethoven, que los orfeonistas no la interpretaban desde 1984 y que el propio López Cobos la definió como complicada sobre todo en la parte coral, ya que su autor consideraba las voces humanas como un instrumento más.
Además de estas presencias que han supuesto el reencuentro con directores como Abbado en Lucerna, Plasson en Granada y López Cobos en Donostia, el coro ha aprovechado estos meses estivales para grabar un disco doble con la Sinfónica de Euskadi que será editado por el sello de RTVE. También ha tenido tiempo para interpretar dos conciertos con esta misma orquesta en las ciudades vecinas de Hondarribia e Irún. Y ya entrados en otoño, ha inaugurado el Auditorio de Tenerife de la mano de Víctor Pablo y la Sinfónica de la isla.


   
Joan den udaldia, udaldiak izan ohi direnez musika-jaialdietan aberatsa, bereziki emankorra izan da Orfeoiarentzat; izan ere, udako ospakizun erakargarri hauetako bostetan parte hartu du: Gironako Munduko Musika Erlijiosoenean, Granadako Musika eta Dantzan, Meridako Teatro Klasikoan, Luzernakoan eta Donostiako Musika Hamabostaldian.
Azken bi hauek abesbatzarentzat erronka handia izan dira, Luzernan Mahler-en 2. Sinfonia abestu behar izan baitzuen Claudio Abbadok ospakizun horretarako munduko musikari hoberenekin sortu zuen orkestrarekin. Hamabostaldiak Orfeoiarentzat dakarren urteroko hitzorduan, zailtasuna Beethoven-en Misa Solemnis konposizioan zegoen, egileak giza ahotsak musika-tresna gisa hartzen baitzituen.
Orfeoikideek ez zuten konposizio hori 1984 urteaz geroztik abestu, eta López Cobos-ek berak korapilatsutzat jo zuen, batez ere zati koralean.
Luzernan Abbado, Granadan Plasson eta Donostian López Cobos zuzendariekin berriro elkartzea ekarri duten agerraldi horietaz gain, koruak udako hilabete hauek Euskadiko Sinfonikoarekin disko bikoitza grabatzeko aprobetxatu ditu. Disko hori RTVEren zigiluarekin argitaratuko da. Orkestra horrekin berarekin Donostiatik hurbil dauden Hondarribian eta Irunen bi kontzertu emateko denbora ere izan du. Eta jada udazkenean sartuta, Tenerifeko Auditorioa zabaldu du, Víctor Pabloren eta uharteko Sinfonikoaren eskutik.

Intensidad Emocional
El prestigioso Festival de Lucerna ha recuperado este pasado verano el viejo proyecto de contar con su propia orquesta en residencia. La iniciativa ha sido posible gracias al tenaz empeño de su intendente, Michael Haefliger, para mayor gloria de Claudio Abbado, que dirigió dos conciertos memorables con la Segunda de Mahler en el programa y algunos de los mejores músicos de Europa en los atriles. El Orfeón Donostiarra estuvo allí, como antes había estado en Madrid en 1997, con esta misma sinfonía, durante la última visita del gran maestro italiano a nuestro país, al frente de la mítica Filarmónica de Berlín.

El resultado de los conciertos de Lucerna ha sido literalmente apabullante con una respuesta del público al borde del delirio. El impacto sonoro fue deslumbrante de principio a fin y el espectáculo visual sobrecogedor. Muy pocas veces un melómano tiene la oportunidad de disfrutar de la excepcionalidad de unos conciertos así, que además hacen que la música en vivo recobre la vitalidad y la frescura que nunca debió perder.

Sería imposible e inútil destacar tal o cual momento de los muchos que se dieron a lo largo de esta imponente recreación de la Segunda de Mahler, y que en su conjunto tuvo una intensidad emocional y una luminosidad fuera de lo común. La presencia del Orfeón Donostiarra en estos conciertos suizos ha supuesto un nuevo éxito artístico en su ya dilatada y brillante trayectoria, además de la escalada de un nuevo peldaño hacia ese Olimpo Musical, que nunca deberá perder como objetivo fundamental.


Antonio Moral